Generalmente, cuando hablamos de piel y de belleza, en lo que nos fijamos principalmente es en lo que consideramos más representativo, lo más visible que tenemos, el rostro. Pero debemos entender que el cuerpo es un todo y que tenemos que cuidarlo de manera global, atendiendo a cada una de sus partes, tratando de darle lo que necesita.

Cuando la piel está opaca, ajada, colorada, pálida, manchada, arrugada, seca, etc. es porque existe desequilibrio y/o envejecimiento prematuro. Esto puede deberse a diversas causas, como, por ejemplo:

  • Al estrés.
  • A llevar una alimentación que no tiene en cuenta a nuestra constitución. Si te interesa saber qué necesita cada piel en relación a su constitución, puedes leer el siguiente post: https://feeleat.es/doshapiel/
  • A una exposición excesiva al sol y al medio ambiente.
  • O, simplemente, a un cuidado incorrecto, en general.

Todos los síntomas comentados más arriba, se deben al deterioro de funciones de la piel, tales como el crecimiento de células nuevas, la producción de colágeno y elastina, la circulación sanguínea, la secreción, etc., responsables de dar al cutis su color y lustre.

Y lo que debes entender es que, si tu cuerpo no está realizando sus funciones correctamente a nivel externo, tampoco lo estará haciendo a nivel interno. Por consiguiente, es un aviso que te está dando tu cuerpo para que pares, reflexiones y averigües qué debes cambiar para tratar de solucionarlo. Ya sabes que yo estoy encantada de ayudarte si lo necesitas.

Puedes solicitar una consulta conmigo aquí: https://feeleat.es/contacto/

Como ya te comenté en alguno de mis artículos anteriores, cuando estamos radiantes por fuera, es que también lo estamos por dentro (tanto física como mentalmente).

Pero para conseguir una piel sana y radiante, los productos que usemos deben ser naturales, libre de tóxicos y de calidad (tal y como te comenté anteriormente en https://feeleat.es/belleza/). Y lo ideal es que incluyas unas rutinas, que pueden ser diarias, semanales o mensuales, para el cuidado de tu piel, en el que seas capaz de cumplir las siguientes funciones mínimas:

  • Exfoliar, para eliminar las células muertas.
  • Estimular el crecimiento de células nuevas de la epidermis.
  • Aportar antioxidantes para rejuvenecer y reparar los tejidos.
  • Mejorar el flujo sanguíneo capilar.
  • Estimular la actividad inmunológica.
  • Aportar humedad y nutrientes para reponer las siete capas de la piel.
  • Y, por supuesto, evita exponerse excesivamente al sol, al agua del mar, al viento, al frío y a la nieve.

 

Protocolo básico para cuidar tu rostro

La primera regla del cuidado de la piel es limpiar, nutrir e hidratar.

El secreto de una limpieza correcta consiste en eliminar todas las células muertas y las toxinas de las que la propia piel no ha podido deshacerse por si misma. Es necesario además retirar cualquier rastro de maquillaje, impurezas o suciedad, limpiar los poros taponados y eliminar las bacterias que puedan estar produciendo alguna infección. Todo ello, sin suprimir la humedad y los aceites naturales de la piel.

Para ello, Ayurveda se basa nuevamente, tanto en el sabor, la potencia y en los atributos de los distintos alimentos o especias, para así realizar distintos productos, como pueden ser hierbas pulverizadas, que consiguen todo ello a la vez que equilibran, nutren y reparan, y todo ello, sin aportar ingredientes tóxicos adicionales.

Las células de la piel se renuevan a una tasa de un millón por hora. De ahí́ la importancia de hacer una exfoliación suave, a ser posible, todos los días. Aún así́, es conveniente realizar una exfoliación algo más profunda vez por semana.

Ayurveda, a la hora de alimentar la piel usa aceites puros, ricos en nutrientes e hidratantes por naturaleza, y lo suficientemente finos para penetrar la piel y rejuvenecer completamente las células.

Aplicados con un suave masaje, los aceites esenciales ayudan a mejorar la circulación y a fortalecer el tejido conectivo, reduciendo las arrugas. Además, sus aromas también ayudan a equilibrar los doshas.

Los aceites esenciales penetran las siete capas de la piel en pocos minutos, aportando nutrientes y restableciendo la inteligencia sutil del cuerpo. Van directamente a las células donde se los necesita, sin dejar residuos grasos en la superficie.

Si queremos tener una piel bien cuidada y que vaya ganando en vitalidad, debemos llevar a cabo “las rutinas diarias para mejorar nuestra salud” vistas anteriormente, en las que estaría incluido el cuidado facial también.

Todos los ingredientes, incluyendo las hierbas y los aceites utilizados en este cuidado, así́ como los métodos de aplicación, dependerán del tipo de piel de cada uno, pero las pautas básicas para el procedimiento son iguales para todo el mundo.

Lo ideal es repetir esta rutina facial dos veces al día (por la mañana y por la noche):

  • Limpiar el rostro con un algodón untado en ghee o aceite de sésamo. Aplicar la limpiadora facial antes del baño.
  • Nutrir, aplicado el aceite nutritivo sobre la piel mojada, y haciendo un suave masaje.
  • Hidratar, aplicando la crema adecuada a tu constitución. Esperar un par de minutos antes de aplicar el maquillaje.

 

Cómo cuidar el resto del cuerpo

La regla de “limpiar, nutrir e hidratar” es válida para todas las partes del cuerpo. Lo único que hay que tener en cuenta es que la cara tiene una piel mucho más delicada y requiere de ciertos cuidados a base de aceites esenciales, que no son necesarios en el resto del cuerpo, donde se puede hacer una limpieza más fuerte.

Lo que hay que tener presente cuando tenemos alguna patología, ya sea interna (cualquier afección de salud) o externa (arrugas, ojos secos, canas prematuras, rosácea, psoriasis, espinillas, pies secos…) es que se debe a que alguno de nuestros doshas está en desequilibrio y el problema no cesará, incluso puede ir a más, hasta que no recuperemos nuestro equilibrio natural, nuestro prakruti.

 

¿Te gustaría aprender todos los secretos de la belleza ayurvédica y cómo hacer productos sencillos que beneficien a tu constitución?

No te pierdas el próximo curso que estoy preparando para el año que viene en el espacio Ávalon. Aquí te dejo la información:

 

Si te interesa este tema, este mes lo voy a dedicar al mundo de la belleza ayurvédica, por lo que no te pierdas la semana que viene el post sobre las rutinas diarias a seguir para mantenernos en armonía y así mejorar nuestra salud. Por supuesto, estas rutinas forman parte de los hábitos de belleza ayurvédica que garantizan ese equilibrio y bienestar que nos ayudan a estar resplandecientes.

¡Siente todo lo que te nutre y te enriquece!

Feel eat

Free WordPress Themes, Free Android Games